DECRETO que declara Zona Protectora Forestal Vedada
la cuenca hidrográfica de la Laguna de Catemaco, en el Estado de Veracruz.

06-01-1937

Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Presidencia de la República.

LAZARO CARDENAS, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, a sus habitantes, sabed:

Que en uso de las facultades que me concede el artículo 41 de la Ley Forestal de 5 de abril de 1926 y atendiendo a lo dispuesto en
los artículos 91 y 92 fracción a) del Reglamento de dicha Ley, y considerando que de acuerdo con los estudios efectuados por el
Servicio Forestal, respecto a las condiciones que guardan los terrenos que forman parte de la cuenca hidrográfica de la laguna de
Catemaco, Municipio del mismo nombre, Estado de Veracruz, se ha llegado al conocimiento de la importancia que los mismos
poseen, por su cubierta vegetal de origen silvestre, que permitiendo la filtración paulatina de las aguas, dan origen al nacimiento de
diversos manantiales, cuyas aguas se reúnen en la susodicha laguna de Catemaco, haciendo posible la vida acuática de diversas
especies de peces que son aprovechados por los vecinos de la región; y

CONSIDERANDO, que las condiciones favorables que poseen dichas aguas en la actualidad, deben preservarse para hacer posible
desde el punto de vista biológico, la introducción de peces de mayor valor, por las cualidades de su carne y desarrollo, lo cual sólo
es practicable si se protege debidamente la vegetación forestal que cubre las vertientes que llevan sus aguas hacia la Laguna de
Catemaco y se evite el arrastre de las tierras que contaminan esas aguas y hace disminuir el fondo lacustre con perjuicio de la
vegetación acuática y el desarrollo de los microorganismos que forman el plancton o alimento natural de los animales aprovechables
de dichas aguas;

CONSIDERANDO, que el clima de la región favorece en alto grado el desarrollo de los cafetos y otros árboles frutales de alto valor,
cuyos rendimientos son mayores y más constantes que los aprovechamientos agrícolas que en la actualidad se llevan a cabo
mediante la aplicación de las rozas y quemas de limpia, cuyas consecuencias son funestas para la conservación de la vegetación
forestal;

CONSIDERANDO además, que aparte del valor que representan los terrenos situados en la cuenca hidrográfica de la laguna de
Catemaco por los cultivos de frutales y forestales que en ellos pueden llevarse a cabo, para beneficio de los habitantes de los
pueblos de sus cercanías, la región donde se encuentra dicha laguna posee panoramas de excepcional belleza que deben ser
aprovechados para el desarrollo del turismo, con beneficio de la economía regional; he tenido a bien expedir el siguiente:

DECRETO

ARTICULO PRIMERO.- Se declara Zona Protectora Forestal Vedada, la cuenca hidrográfica de la laguna de Catemaco, Municipio de
Catemaco, Estado de Veracruz, dentro de los límites que a continuación se especifican:

Por el Norte, partiendo de la cumbre del cerro de Coxcoapa, el lindero sigue al Sureste hasta la cumbre del cerro de Limón, y con el
mismo rumbo, prosigue dicho lindero hasta la parte más elevada del cerro del Vigía; de este lugar, con dirección al Suroeste el
lindero sigue en línea recta hasta las cumbres del cerro Cintepec, de donde con rumbo Noroeste se llega al cerro de Cozolapa; y
con el mismo rumbo, se toca la cumbre del cerro de Mata Canela, en donde volteando al Noreste se toca la cumbre del cerro de
Maltrata y se sigue hasta el cerro de Mono Blanco; de este lugar, se sigue en línea recta hasta la cumbre del cerro de Coxcoapa
que se tomó como punto de partida.

ARTICULO SEGUNDO.- En la Zona Protectora Forestal a que se refiere el artículo anterior, queda absolutamente
prohibido el derribo de árboles y la práctica de rozas y quemas de limpia para fines de cultivos agrícolas.

ARTICULO TERCERO.- El Departamento Agrario de acuerdo con el Forestal y de Caza y Pesca, restringirá las dotaciones agrarias
en la Zona Protectora Forestal Vedada de Catemaco, cuando se afecten terrenos en pendiente con vegetación silvestre que deba
ser conservada para protección del suelo.

ARTICULO CUARTO.- El Servicio Forestal, con la cooperación de las autoridades locales del Estado, procederá a la formación de un
vivero para el cultivo de árboles forestales de ornato y frutales de mayor rendimiento económico en la región.

ARTICULO QUINTO.- El propio Departamento Forestal y de Caza y Pesca llevará a cabo desde luego los estudios necesarios sobre
la posibilidad de introducir especies de peces de mayor valor comercial en las aguas de la laguna de Catemaco.

TRANSITORIO

ARTICULO UNICO.- El presente Decreto entrará en vigor tres días después de su publicación en el «Diario Oficial» de la Federación.

En cumplimiento de lo dispuesto por la fracción l del artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y para
su debida publicación y observancia, promulgo el presente Decreto en la residencia del Poder Ejecutivo Federal, en la ciudad de
México, Distrito Federal, a los dieciséis días del mes de diciembre de mil novecientos treinta y seis.- Lázaro Cárdenas.- Rúbrica.- El
Jefe del Departamento Forestal y de Caza y Pesca, Miguel A. de Quevedo.- Rúbrica.- Al Lic. Silvestre Guerrero, Secretario de
Gobernación.- Presente.

Fuente: INE
Zona Protectora Forestal Vedada
La Laguna de Catemaco no es parte de la Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas. La Reserva frontera a la
orilla en el extremo norte y noreste de la Laguna.

En 1937 el Gobierno de México decretó la cuenca de la Laguna de Catemaco un área silvestre protegida
de caza. Desde entonces, la cuenca ha perdido la mayor parte de su cubierta forestal, y es diezmado la
fauna y la flora.

Un nuevo ciclo de decretos de protección  se inició en 1979, incluyendo la superposición de algunas  
partes de la cuenca  y resultando en la pérdida adicional de la cubierta forestal, la fauna y la flora.

El ciclo, en la actualidad, culminó con el decreto de la Reserva de la Biosfera de Los Tuxtlas en 1998. La
Biosfera solapamientos las partes septentrional y oriental de la cuenca protegida en el decreto 1937.

Desde entonces, las pérdidas adicionales de la cubierta forestal, la fauna y la flora se han seguido.

El decreto original de 1937 está todavía en vigor.